Iconos de la moda casual: el Polo | Blog Indie de Jimmy Cooper
625
post-template-default,single,single-post,postid-625,single-format-standard,qode-quick-links-1.0,ajax_fade,page_not_loaded,,qode_grid_1300,footer_responsive_adv,qode-theme-ver-11.1,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.1.1,vc_responsive,cornerstone-v2_0_5
 

Iconos de la moda casual: el polo

Iconos de la moda casual: el polo

Todo comenzó con una apuesta. Ese hecho fortuito es el que probablemente dio origen al polo, una de las prendas casual más icónicas del vestuario masculino que ha ido pasando y asentándose por diferentes épocas, grupos y estilos manteniéndose firme como un must have eterno en cualquier guardarropa masculino que se precie.

Su origen es deportivo y tiene lugar en la Copa Davis de tenis, con la finalidad de animar al capitán del equipo francés por aquel entonces un tal René Lacoste (tenista de elite de los años 20 en Francia y que formaba parte del conocido equipo francés apodados “los mosqueteros”) y apostaron una maleta de piel de cocodrilo y desde tal momento ese pasó a ser su apodo “Le crocodille”.

Ayudado por su fama en las pistas y su carácter innovador René Lacoste aprovechó esa coyuntura liberal de los años 20 para romper las reglas de la indumentaria del tenis que por aquel entonces era bastante rígida (pantalones de franela y camisa de manga larga remangada para el hombre). Así apareció allá por 1927 a jugar en Estados Unidos con una nueva prenda: una camisa ligera de color blanco de manga corta y algodón transpirable con el cuello sin almidonar aunque suave y con bastante cuerpo para ser alzado y proteger del sol la parte trasera del cuello, además en la parte delantera una abertura que se cerraba con tres botones…la prenda se dio a conocer como petit piqué.

Tal fue el éxito que esto le incentivó a montar un negocio en 1933 con su socio Andre Guillier, y nació Lacoste y su logo, el caimán Gigi (obre del artista Robert George) el que probablemente ha sido uno de los logos más falsificados del mundo de la moda debido a su rotundo éxito. El prenda se convirtió en indumentaria para otros deportes como el Polo (de ahí el nombre de la prenda) o el golf, en estos inicios el blanco era el color utilizado.

Pero pronto el polo traspasó la frontera de ser solo ropa deportiva para incorporarse al vestuario masculino, considerada una prenda más elegante que la camiseta al llevar cuello y menos formal que la camisa fue adoptado por diferentes grupos y clases sociales hasta haberse convertido en símbolo y pieza clave de muchos de estos.

Desde Fred Perry, firma también con orígenes tenísticos en este caso inglés, Ralph Lauren o Hackett han ido conquistando diferentes tribus urbanas y estatus sociales: mods, skinhead o northem soul británicos; hiphoperos de la banlieu parisina; skaters de la Costa Oeste americana o la clase alta de Long Island. Todo esto ha hecho del polo una prenda con historia y personalidad que se ha adaptado a infinidad de momentos, circunstancias y personas.

Una prenda esencial para un buen fondo de armario que no debe faltar en el guardarropa masculino.